664 554 882 - 915 323 377 - 976 233 383
Recursos informativos online sobre el mesotelioma
noticias mesotelioma

Preocupación por la presencia de amianto en un parque infantil

10 Octubre 2019

El Ayuntamiento de Sabadell estudia la manera de evitar riesgos mayores a la población que a diario visita el Parc Central del Vallès. Desde de abril, el área de juegos infantiles permanece cerrada tras la aparición de restos de amianto en la superficie. Pese haber retirado 96 kilos de material, el Consistorio analiza cómo impedir que este material tóxico reaparezca.

El parque, situado a caballo entre Sabadell y Barberà del Vallès, empezó como un ambicioso proyecto. Llamado a ser una de las actuaciones más importantes de la región metropolitana en lo que a recuperación de un espacio urbano y su conversión en pulmón verde se refiere. Pero nunca se llegó a materializar tal y como se había planeado.

Han sido diferentes los escollos con los que ha tenido que lidiar. Sin duda, el más determinante el económico que ha impedido finalizar el proyecto. Aunque en los últimos meses también se ha visto obligado a hacer frente a la aparición de restos de amianto en zonas de juegos infantiles. Los terrenos, en los que durante 13 años se celebró la Feria de Abril catalana, son hoy un punto de atracción de numerosos ciudadanos de ambas poblaciones que escogen la superficie para hacer deporte o pasear. Sin embargo, en abril pasado la localización de piezas de fibrocemento que contenían asbesto en una zona de juegos infantiles que se acababa de inaugurar disparó todas las alarmas

Los restos fueron localizados en la parte perteneciente al término de Sabadell. El Ayuntamiento se vio obligado a acordonar el parque y cerrarlo debido al riesgo que esta fibra tóxica representa para la salud de las personas que la inhalan. Fue un usuario de la zona quien alertó al Consistorio de que había visto este material, conocido también como uralita en el suelo. Nunca nadie, hasta entonces, había comunicado la existencia de fibrocemento en las 20 hectáreas que comparten Sabadell y Barberà. 

Según ha informado el Ayuntamiento, el movimiento de tierras que se había realizado para la creación del parque infantil podría haber puesto al descubierto el material. Su procedencia no está clara aunque el Consistorio baraja dos hipótesis. Una, que el amianto proceda del tejado de la antigua fábrica de ladrillos que existió en el lugar hace más de 30 años. Y, por tanto, el movimiento de tierras y el desgaste producido por las inclemencias meteorológicas podrían haber provocado la aparición del material. Otra, es que el amianto llegase al parque después de su creación en los años 90. Esta última hipótesis es la menos probable.

En julio pasado técnicos especializados en la retirada de este material tóxico examinaron 28.800 metros cuadrados del parque tras realizar un plan técnico aprobado por la Generalitat. El teniente de alcalde de Desarrollo Urbano y Seguridad, Jesús Rodríguez, ha informado que “durante cinco días cinco personas dotadas con equipos de análisis de la atmósfera estudiaron también si había partículas de fibrocemento en el aire y recogieron los restos del suelo.” El resultado fue que “su presencia en el aire es casi imperceptible y el nivel de riesgo, en el momento de los trabajos, es bajo”. En cuanto a los restos, se retiraron 96 kilos de trozos de uralita. Una actuación que ha costado a las arcas municipales 18.000 euros y que se espera que se encarezca tras las obras que todavía deben hacerse. 

El parque era nuevo. Acababa de inaugurarse cuando se localizó el amianto. Y todavía permanece cerrado. Unas vallas delimitan el perímetro del mismo. Sin embargo, no son un obstáculo para que los niños las retiren y accedan a jugar a su interior. El concejal aclara que en estos momentos el departamento de Vía Pública esta analizando qué tipo de pavimento es el más adecuado para la superficie para reducir el posible riesgo que pueda derivarse de la existencia de amianto. No se descarta que haya más fibrocemento en la zona. El propio edil indica que “si el pavimento se deja de arena como está ahora podría ocurrir que a medida que el terreno se vaya erosionando aparezcan más restos”.

Ante la amenaza que supone para los usuarios, Rodríguez apunta que “tenemos que decidir si se seguirán realizando actuaciones puntuales con empresas especializadas o si se añade tierra”. La gravedad del asunto ha pasado prácticamente desapercibida para muchas de las personas que acuden a diario al Parc Central. Manuel García, vecino de Badia, es uno de los asiduos que acuden a caminar y asegura que “no sabía que había amianto. He visto que hay vallas pero pensé que estaban arreglando el parque”. Alberto Martínez opina que “el parque está muy bien para pasear en bicicleta con los niños. Yo vengo con mi hijo habitualmente pero no sabía nada del amianto”. Este sabadellense muestra sus recelos al conocer el motivo de que el área de juegos infantiles permanezca cerrada: “Ahora que lo sé me lo pensaré antes de venir porque no tenía ni idea” 

Una madre de dos hijos y embarazada de un tercero, que prefiere mantener su anonimato, pasea por la zona mientras los dos niños acceden al interior del parque infantil sin problema. En seguida una empleada del parque le advierte que los pequeños no pueden están dentro y le explica el motivo. La mujer se muestra indignada; “No entiendo por qué abrieron el parque y lo cerraron y así sigue. Lo único que han hecho es lavarse las manos porque los niños ya habían accedido al parque”.

Carmen trabaja limpiando la superficie perteneciente a Sabadell. Declara que se pasa al día pidiendo a las familias que no dejen entrar a los niños. Pero “no son conscientes del peligro que comporta el amianto porque esas fibras se inhalan y les puede provocar enfermedades”. Sospecha que “hay muchos perros que venían al parque que han acabado muriendo de cáncer y yo creo que es porque como lo huelen y tocan todo”. 

Aconseja que “los padres vigilen a los niños para que no entren en las zonas infantiles hasta que no estén abiertas porque el amianto es muy peligro porque aunque no se ve, mata”. Para el Ayuntamiento sabadellense en estos momentos la prioridad en la parte del parque situada en su término municipal, es evitar que el amianto reaparezca, como aclara el concejal de Desarrollo Urbano.

No existe ningún otro proyecto de actuación en la zona en la que también se encuentra un centro de divulgación de energías renovables destinado a divulgar sus beneficios entre los escolares. En cuanto a la parte situada en el término de Barberà, tampoco existe ningún proyecto ni a medio ni largo plazo. La tenienta de alcalde de Urbanismo, Mònica Semper e, declara que “tenemos en mente hacer muchas cosas” pero “la crisis económica obligó a priorizar los temas sociales”. Incluso el consorcio que ambos Ayuntamientos crearon para gestionar el parque acabó disolviéndose debido a los problemas presupuestarios.

Decidieron entonces que cada municipio gestionara su parte de territorio. Sempere anuncia que retomarán el tema para decidir cómo desarrollar el espacio. Los vecinos alaban las posibilidades de la superficie en la que en estos momentos disponen de un circuito saludable, juegos infantiles, lavabos públicos y oficinas en las que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la Crisis de Sabadell (PAHC) celebra sus asambleas.

Fuente: www.lavanguardia.com

Noticia completa

mas noticias
oria, pajares y asociados

 

Noticias sobre el mesotelioma

Uralita deberá indemnizar con 3,5 millones a 14 vecinos Cerdanyola y Ripollet por la inhalación de fibras de asbesto

07 Noviembre 2019

La Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto a la empresa Uralita la obligación de indemnizar...

J&J dice que nuevas pruebas desmienten restos de amianto en polvos para bebé

07 Noviembre 2019

La multinacional Johnson & Johnson (J&J) aseguró este martes que quince nuevas pruebas...

Amianto, durmiendo con su enemigo

07 Noviembre 2019

En los últimos meses estamos asistiendo a numerosas noticias sobre las sentencias condenatorias...

mas noticias